martes, 2 de abril de 2013

El juguete



          UN AÑO

El niño ya es capaz de organizar sus actividades lúdicas y de abandonarse a su propia creatividad, que resulta siempre sorprendente.Sabe jugar perfectamente con ambas manos y está en condiciones de cojer objetos pequeños con sólo dos dedos. A esta edad también puede ya intuirse si el niño será diestro o zurdo mirando con qué mano efectúa los movimientos más complicados. El niño es muy independiente en sus juegos y el adulto sólo debe intervenir en el caso de que surjan dificultades o cuando el pequeño no sepa qué hacer. Le gustan los juegos que encajan unos en otros y que pueden abrirse y esparcirse por el suelo. La diversión consiste en ver cómo están distribuidas las distintas partes y, después, intentar colocarlas de nuevo como estaban. También le encantan los juguetes que se apilan o que se superponen. En un primer momento, el niño tiende a disponer horizontalmente los objetos y posteriormente los amontona uno encima de otro. Aunque juegue con objetos caseros, una vez terminado el juego, el niño vuelve tranquilamente al empleo usual de todos estos "juguetes". No ha echo más que transformar a su capricho la realidad, por el sólo placer de jugar y crecer. A esta edad el niño empieza a controlar su muñeca y su antebrazo, de manera que ya consigue pasar liquidos, arena o determinados juguetes de un recipiente a otro. También es capaz de enfrentarse con juguetes de sucesión que consisten en varios recipientes en los que el niño procurará colocar por sí solo distintos objetos, cada uno de ellos en el hueco de dimensiones más apropiadas.

(Información Rvta/ Mi Bebé y yo)