martes, 2 de abril de 2013

El juguete



          UN AÑO

El niño ya es capaz de organizar sus actividades lúdicas y de abandonarse a su propia creatividad, que resulta siempre sorprendente.Sabe jugar perfectamente con ambas manos y está en condiciones de cojer objetos pequeños con sólo dos dedos. A esta edad también puede ya intuirse si el niño será diestro o zurdo mirando con qué mano efectúa los movimientos más complicados. El niño es muy independiente en sus juegos y el adulto sólo debe intervenir en el caso de que surjan dificultades o cuando el pequeño no sepa qué hacer. Le gustan los juegos que encajan unos en otros y que pueden abrirse y esparcirse por el suelo. La diversión consiste en ver cómo están distribuidas las distintas partes y, después, intentar colocarlas de nuevo como estaban. También le encantan los juguetes que se apilan o que se superponen. En un primer momento, el niño tiende a disponer horizontalmente los objetos y posteriormente los amontona uno encima de otro. Aunque juegue con objetos caseros, una vez terminado el juego, el niño vuelve tranquilamente al empleo usual de todos estos "juguetes". No ha echo más que transformar a su capricho la realidad, por el sólo placer de jugar y crecer. A esta edad el niño empieza a controlar su muñeca y su antebrazo, de manera que ya consigue pasar liquidos, arena o determinados juguetes de un recipiente a otro. También es capaz de enfrentarse con juguetes de sucesión que consisten en varios recipientes en los que el niño procurará colocar por sí solo distintos objetos, cada uno de ellos en el hueco de dimensiones más apropiadas.

(Información Rvta/ Mi Bebé y yo)

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Cómo evitar que los niños se bloqueen utilizando el "NO"

Objetivos detallados

La idea es conseguir que los niños por voluntad propia actúen en el sentido que queremos, y que no se bloqueen con negativas constantes, que es habitual cuando son pequeñitos y aprenden a decir "NO"
Medios utilizadosMotivación
Ofrecer al niño siempre 2 alternativas, para que tenga sensación de control. Las dos alternativas hay que escogerlas de forma que muevan al niño en direcciones que queramosEl niño, al tener opciones que elegir, se siente no sólo respetado como persona, sino también realizado por el "poder" que le otorga esa capacidad de decisión.

Desarrollo y Resultados

El desarrollo de esta idea no tiene un plazo temporal fijo, ya que puede y debe ser utilizada de forma permanente.
Sin embargo, requiere atención y originalidad para plantear siempre nuevas opciones que puedan mover al niño en la dirección que queremos. Pero siendo capaz de elaborar esas opciones, el resultado se aprecia desde la primera ocasión.
Para que sea más fácil de entender, algunos ejemplos útiles de estas opciones para distintos casos podrían ser:
- Si no quiere acostarse: "¿Te arropas tú, o quieres que te arrope papá?"
- Si no quiere comer: "¿Te da de comer papá, o te da de comer mamá?"
- Si se niega a andar: "¿Quieres que vayamos andando, o vamos corriendo?"

jueves, 28 de julio de 2011

Cuando pensabas que no te veia

Cuando pensabas que no te veía, te ví pegar mi primer dibujo al refrigerador, e inmediatamente quise pintar otro.
Cuando pensabas que no te veía, te vi arreglar y disponer de todo en nuestra casa para que fuese agradable vivir, pendiente de detalles, y entendí que las pequeñas cosas son las cosas especiales de la vida.
Cuando pensabas que no te veía, te escuché pedirle a Dios y supe que existía un Dios al que le podría yo hablar y en quien confiar.
Cuando pensabas que no te veía, te vi preocuparte por tus amigos sanos y enfermos y aprendí que todos debemos ayudarnos y cuidarnos unos a otros.
Cuando pensabas que no te veía, te vi dar tu tiempo y dinero para ayudar a personas que no tienen nada y aprendí que aquellos que tienen algo deben compartirlo con quienes no tienen.
Cuando pensabas que no te veía, te sentí darme un beso por la noche y me sentí amado y seguro.
Cuando pensabas que no te veía, te vi atender la casa y a todos los que vivimos en ella y aprendí a cuidar lo que se nos da.
Cuando pensabas que no te veía, vi como cumplías con tus responsabilidades aún cuando no te sentías bien, y aprendí que debo ser responsable cuando crezca.
Cuando pensabas que no te veía, ví lágrimas salir de tus ojos y aprendí que algunas veces las cosas duelen, y que está bien llorar.
Cuando pensabas que no te veía, ví que te importaba y quise ser todo lo que puedo llegar a ser.
Cuando pensabas que no te veía, aprendí casi todas las lecciones de la vida que necesito saber para ser una persona buena y productiva cuando crezca.
Cuando pensabas que no te veía, te ví y quise decir: ¡Gracias por todas las cosas que ví, cuando pensabas que no te veía!

"NO TE PREOCUPES PORQUE TUS HIJOS NO TE ESCUCHAN...TE OBSERVAN TODO EL DIA".
Madre Teresa de Calcuta